15 agosto 2012

TEATRO DE LA SENCILLEZ

El director teatral británico Peter Brooks, considerado como uno de los grandes renovadores de la escena europea contemporánea, escribió en 1968 “El espacio vacío”, libro en el que se muestra su espíritu innovador. Brooks lucha contra un teatro apolillado y apuesta por una arte más puro y sencillo, sin apenas decorados, donde los textos adquieran el protagonismo arrebatado.
El libro se divide en cuatro partes:

Teatro mortal
Teatro sagrado
Teatro tosco
Teatro inmediato

El lector descubrirá como pasar de un teatro aburrido y perecedero (teatro mortal) a otro ritual similar a la magia (sagrado); de un teatro popular e imperecedero (tosco) a un arte del presente (inmediato).

Descubrir el ideario de Brooks ha resultado todo un alivio, ahora se que no estoy sólo en este modo de pensar. Me indigna ir al teatro para ver como los juegos de luces y el travestismo escenográfico, suplantan el rol de una dramaturgia concebida para memos. Si alguna vez existió, debería recuperarse la sencillez escenográfica dado que el teatro sólo necesita público, un texto y actores/actrices con talento. Todo lo demás sobra y todos los demás, sin excepción alguna, somos prescindibles. Retornar al esencialismo del teatro representado sobre un escenario, sobre los adoquines de una acera o en la tasca del pueblo.



3 comentarios:

  1. Discrepo. ¿Has visto carcajada salvaje?
    Lo mejor de todo, LA LUZ.

    ResponderEliminar
  2. Discrepo. ¿Has visto carcajada salvaje?
    Lo mejor de todo, LA LUZ.
    Y no se puede decir que Charo no tenga talento,,,,,,pero menuda chorrada de texto :-)))

    ResponderEliminar
  3. ¡coño! sois unos genios ¡todos al paro!

    ResponderEliminar

Si no puedes dejar un comentario, no te mates insistiendo. ¡Es que BLOGGER se ha escacharrao! Disculpa, IMPOSIBLE QUITAR EL CAPTCHA. Es un problema de blogger.