29 agosto 2012

Recordando a Pilobolus





Por el año 2008, cuando echó a andar este lugar de amontonar inquietudes escribía acerca de la burbuja teatral, de cómo se inflaban las obras con recursos técnicos porque poco había para ofrecer, de la ausencia de espectáculos para comunicar y entusiasmar desde la sencillez. Entonces surgió “Pilobolus retrata la umbría”. Aquí os dejo otra de sus obras maestras, “Shadowland” (Tierra de sombras).


4 comentarios:

  1. AHORA MISMO, POCO IMPORTA LO QUE SE CUENTA SINO CÓMO SE CUENTA.

    ResponderEliminar
  2. El arte y en especial la danza contemporánea puede y diría que hasta debe ser transgresora pero en ocasiones te encuentras ante transgresiones poco artísticas.

    ResponderEliminar
  3. No hay fórmulas. La consideración que cada uno hacemos de lo artístico siempre es subjetiva.
    Sólo enlaza artista y público cuando nos sentimos afines con el lenguaje empleado,se tiene que dar empatia emocional ante lo que observamos.

    ResponderEliminar
  4. En la danza contemporánea se busca sublimizar la belleza, establecer comunicación, deseos para que transgreda, y en ello empeñan sus esfuerzos, hasta la obcecación, los artistas. Pero no todo lo transgresor es arte. Al igual que JKar, he visto coreografías calcadas y además descontextualizadas. Moverse porque si. De manera inconexa, tosca. Sin nada que contar. La danza contemporánea corre el riesgo de convertirse en una especie de cajón de sastre en el que todo cabe y cualquier cosa vale. Es mi opinión.

    ResponderEliminar

Si no puedes dejar un comentario, no te mates insistiendo. ¡Es que BLOGGER se ha escacharrao! Disculpa, IMPOSIBLE QUITAR EL CAPTCHA. Es un problema de blogger.